In Actualidad

Ernesto Corona, presidente de Anatel, asumió la dirección de la entidad en reemplazo de Luis Pardo, de ARCHI, en una ceremonia que contó con la presencia de la Ministra Secretaria General de Gobierno, Paula Narváez. 

La Federación de Medios de Comunicación Social de Chile (FMCS)  -que reúne a las 3 principales entidades gremiales del área: Asociación Nacional de Televisión (ANATEL); Asociación Nacional de la Prensa (ANP) y la Asociación Nacional de Radiodifusores de Chile (ARCHI)- celebró el jueves 27 de abril su cambio de presidencia anual. Asumió Ernesto Corona (ANATEL), tras un año de mandato de Luis Pardo (ARCHI).

La ceremonia contó con la participación de la Ministra Secretaria General de Gobierno, Paula Narváez, quien comenzó su discurso señalando que “espero que las defensas de las libertades de expresión y de prensa continúen guiando sus rumbos, así como también el resguardo de la ética periodística”.

Asimismo, destacó que los cambios en la agenda de probidad y transparencia han sido un aspecto impulsado con fuerza por la Presidenta Michelle Bachelet y que han implicado un cambio cultural relevante. “Prácticas que años atrás no eran cuestionadas, hoy son rechazadas por la ciudadanía que exige cada vez más una institucionalidad trasparente que rinda cuenta oportuna. Y ese cambio cultural también abarca a los medios de comunicación, los que ejercen con seriedad y profundidad su función fiscalizadora del poder político por un lado y su labor de mediación con la ciudadanía por el otro”.

Ernesto Corona entregó sus primeras palabras como presidente de la FMCS, en agradecimiento al gran trabajo gremial llevado adelante por Luis Pardo y dio la bienvenida a Eduardo Martínez Espinoza, segundo Vicepresidente de la Federación (ARCHI), quien también se incorpora a la mesa directiva.

Posteriormente reflexionó sobre los orígenes de la Federación, que se remonta hace casi tres décadas y que fue impulsada por los dirigentes gremiales: Roberto Pulido Espinoza (ANP), Jorge Navarrete Martínez (ANATEL) y Oscar Pizarro Romero (ARCHI).

“En ese momento Chile había retomado su vida democrática, se abrían con fuerza los caminos de la libertad de expresión y había la firme voluntad en nuestra sociedad de aprender de los errores del pasado y construir juntos la democracia. Teníamos la firme convicción de que el rol de los medios de comunicación era fundamental en el proceso democrático, en su desarrollo y perfeccionamiento”, indicó.

En ese contexto, recordó que tuvieron la voluntad de buscar los puntos que los unían dejando atrás las diferencias. “Nuestro punto de trabajo en común es la libertad de expresión en todos sus aspectos. Y hoy constatamos que nuestra federación ha vivido con fuerza esta orientación. Creo sinceramente que hemos cumplido el mandato que tuvieron nuestros presidentes que la crearon. Hoy día gozamos de libertad de expresión en Chile y quiero reconocer que durante el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet hemos mantenido en plenitud ese derecho”.

En cuanto a lo que viene, señaló que: “seguiremos en el futuro en el mismo camino con espíritu de diálogo, con voluntad de colaborar con nuestra experiencia y nuestros aportes específicos. Con una presencia activa, muy respetuosa pero firme en la defensa de principios y valores”.

Para finalizar destacó el gran trabajo de la federación en el fomento de la autorregulación. “Los gremios tienen una obligación fundamental en esta materia y todo lo que se haga en este sentido es muy transcendente. “El Consejo de Ética en el ámbito editorial y el Consejo de Autorregulación y Ética Publicitaria (CONAR) -que son organismos independientes en su actuar- dan una amplia garantía en el cumplimiento estricto de sus respectivas áreas”.

Finalmente, Luis Pardo, al dejar su cargo, se refirió al contexto que enfrentan los medios de comunicación en la sociedad actual y el impacto de las nuevas tecnologías en las audiencias y la forma de hacer periodismo. “En el actual escenario socio político y cultural de la sociedad contemporánea,  caracterizado por una fuerte desconfianza en las instituciones y una preocupante desafección de la ciudadanía respecto al sistema político, el rol y la responsabilidad de los medios de comunicación social cobran especial relevancia. En efecto, las nuevas tecnologías de la información y el creciente y sostenido acceso a internet del grueso de la información y el consiguiente desarrollo y masificación de las redes sociales se han traducido en un aumento exponencial del volumen y velocidad del flujo informativo, siendo potencialmente posible que cada ciudadano acceda no sólo a las noticias en desarrollo, sino que en la mayoría de los casos a las mismas fuentes informativas que nutren a los propios medios de comunicación. Sin lugar a dudas estas nuevas condiciones suponen enormes desafíos para los medios, de instantaneidad y rapidez de la noticia, puesta masivamente a disposición del público por medios virtuales e informales, incluso por los propios ciudadanos desde sus teléfonos, lo que se enfrenta a los estándares de veracidad y verificación y contraste de las fuentes con que operan los medios formales”.

Start typing and press Enter to search